domingo, 6 de septiembre de 2009

Tecnología y Antropología

Una de las cosas que me han sucedido desde que comencé a estudiar antropología es que cuando cuento que antes ya había estudiado la ingeniería en sistemas computacionales la mayoría me hace la pregunta sobre por qué hice un cambio tan drástico, me dicen que la ingeniería y la antropología no se llevan y que son disciplinas totalmente dispares. Resalta el debate que existe entre las ciencias "duras" o "exactas" y las ciencias "sociales"; pongo esto entre comilla precisamente porque es lo que quiero debatir ahora.

Esta pelea entre las "ciencias" me vino a retumbar ahora que leí para una clase un texto titulado "social anthropolgy is a generalizing science or it is nothing?" (¿la antropología social es una ciencia generalizadora o es nada?) El texto mas que un debate académico alejado de la realidad es un dilema que se me ha venido plateando continuamente de una manera desconcertante estos últimos 2 años, que es mas o menos lo que tengo de haber "abandonado" la ingeniería por la antropología.

A grandes rasgos el debate del texto ronda entre si la antropología social (yo extrapolaría la cuestión a todas las demás ciencias sociales y humanas) debe ser considerada una ciencia en el sentido de las ciencias duras, si debe reinvindicarse como tal o en dónde diantres ancaja la disciplina antropológica. Para unos debe volverse a replantear la idea ilustrada de la ciencia, retomar el camino y "resarcir" los errores (horrores) del matrimonio positivista de las ciencias durante ya casi dos siglos, que si bien ha tenido un sin fin de logros también ha dejado huecos, lagunas y espacios fuera de su mundo, tanto por razones políticas como por las limitaciones mismas del método positivista, pero sin embargo hay que reinvindicar como ciencia entendida según el concepto actual que se tiene de esto. Otros argumentan que hay que cambiar el concepto de ciencia, apelar por el conocimiento mismo en sí, en su abierta, irregular, contradictoria y dinámica esencia o en palabras de J. Okely "anthropology as knowledge, global and unconfined" (antropología como conocimeinto, global e ilimitado); yo me atrevería a cambiar la palabra "antropología" en esa frase por la palabra "ciencia".

¿Qué tiene que ver esto con lo tecnología y antropología? No se, pero tratare de explicarlo.

El fin de la tecnología es el de analizar un problema en la realidad social, un problema práctico, dezmenuzarlo, solventarlo y con el tiempo irlo mejorando. Cuando comenzábamos a organizarnos socialmente como especie y conocimos las mieles de comer carne fue necesario buscar la manera de acceder a esa carne que hasta nuestros días nos causa a muchos singulares y pecaminoso goces, una de las soluciones fueron las puntas de proyectil, que permitieron a los humanos "acercarse" a la carne, con el tiempo estas puntas fueron cambiando de material y haciéndose más resistentes y efectivas permitiendo un mejor aprovechamiento de la tecnología que a la larga resultaron en beneficios para la especie humana. Fueron pasando los años, las décadas, los siglos una que otra era de hielo y muchas cosas más y la humanidad sigo inventando, ideando y creando tecnologías diversas: la imprenta, el telégrafo, las bombillas, el teléfono etc etc. Hasta llegar ( y no por eso ahí termina la cosa) a lo que me tocó estudiar a mi que fueron las tecnologías del siglo XXI, la era cibernética, del Internet, la realidad virtual y el mundo de la información.

Estás tecnologías, al igual que las puntas de proyectil, responden a una necesidad netamente humana y de la misma manera en que las primeras cambiaron la vida humana, las últimas lo están haciendo. ¿Por qué entonces las puntas de proyectil sí son relacionadas directamente con estudios antropológicos, arqueológicos, históricos y sociales y las nuevas tecnologías no?. Y por otro lado ¿Las nuevas tecnologías están en realidad tan separadas de la humanidad?¿Fueron creadas para deshumanizar a las personas? Pues en mi punto de vista la respuesta a las dos preguntas es un respetuoso pero categórico, integro y rotundo NO.

Mi sustento está en mi poca experiencia como programador de sistemas y mi poca experiencia ahora como estudiante de antropología. La actividad de los que hacen las nuevas tecnologías no se reduce ( o no debe reducirse) a la simple acción de escribir líneas de código y ya, sino que incluye una parte netamente antropológica que es la de ir a inmiscuirse en la vida (laboral) de muchas personas, estarles cuestionando lo que hacen y por qué lo hacen y cómo lo hacen y recibir la negativa de muchas y el descontento de otras y el falseaamiento de la información; sí de la misma manera en cómo un antropólogo va y se mete a la vida de las personas sobre las que hará su estudio, encontrándose con las mismas dificultades del analista y programador de sistemas. Al final el programador y el antropólogo (los buenos) recopilan toda la información obtenida, la ordenan, la clasifican, la analizan una y otra vez, la interpretan y buscan la mejor manera de llegar a un resultado final. Para el primero sera un sistema computacional que reflejara la actividad de las personas que van a usar su sistema, si este fue bueno la actividad laboral que se estudió y se plasmó para hacerce en una computadora será realizaado sin mayores contratiempos; de caso contrario la cabeza del programador está en juego y el sistema sufrirá la no aceptación de las personas que lo usaran y si le va bien al sistema lo volverán a hacer hasta que quede bien si le va mal quedará para el olvido y nadie más se acordará de él. Para el antropólogo su resultado será un estudio social, una escrito en su mayoría o ahora que esta de moda eso de los documentales un video, en ambos quedará retratada una realidad social, en la cual "actúan" personas de verdad, si este texto es bueno tendrá éxito sino le pasará lo mismo que al sistema malo, quedará para el olvido y afectará la vida de muchas personas.

De una manera "happy" eso es lo que a grandes rasgos sucede con las dos disciplinas de las que hablo, sin embargo de un manera no tan "happy" en ambos casos se ven intervenidos factores "externos" del tipo escabroso como intereses fácticos, de poder, de dinero, políticos, que pueden al final de cuentas resultar, en el caso de los sistemas de una aplicación tecnológica que no sirva de nada para muchos y sirva de mucho para pocos y en el caso de la antropología bueno hay ejemplos tan atroces como estudios antropológicos con fines netamente bélicos o bueno que decir de los inicios colonialista de está disciplina; dicen los que sabes que la antropología comenzó en el mismo momento en que las potencias coloniales expandieron sus dominios.

El caso es que, con lo que quiero concluir, ni las disciplinas y ciencias duras están tan alejadas de las sociales ni éstas están tan lejos de las primeras. Es innegable que existe un factor social en todas las tecnologías y en las ciencias sociales también existe y siempre ha existido un factor de interés por las tecnologías en todas sus expresiones. El punto de confluencia es no pasar por alto lo social de las ciencias duras y acercar más a las ciencias sociales que parecen tan alejadas sin pasar por alto la ética en el ejercicio de ambas disciplinas.


Publicar un comentario